Será el medallista de México 68, Joaquín Rocha el invitado al Conversatorio

*A realizarse el viernes 25 de mayo a las 17:30 horas en el Antiguo Colegio de San Ildefonso en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Los Conversatorios de Alto Rendimiento son espacios de encuentro con íconos olímpicos mexicanos de nuestro país en Juegos Olímpicos, destacados por su desempeño profesional, su compromiso con el deporte y su amor a México.

Son ejemplo a seguir para las nuevas generaciones y guía para una sociedad que ve en su trayectoria de perseverancia y responsabilidad, un modelo que muestra lo mejor de las y los mexicanos.

En un ambiente informal, una destacada personalidad conversará con el atleta olímpico invitado, para conocer aspectos de su vida, de su experiencia profesional, de su forma de entrenamiento y su visión de México y el mundo.

Tras la conversación, se invitará al público asistente para que le plantee cuestionamientos de su interés.

Se busca que este evento sirva, en el marco de los 50 años de los Juegos Olímpicos de México 1968, como un pequeño homenaje a nuestra personalidad invitada y a los cientos de personas que, con su trabajo, hicieron posible el lucimiento y promoción de México en el ámbito deportivo mundial hace medio siglo.

El Conversatorio se realizará el viernes 25 de mayo a las 17:30 hrs, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, con el medallista olímpico Joaquín Rocha y será moderado por el periodista Carlos Ramos Padilla.

Joaquín Rocha Semblanza

Los amantes de las estadísticas o historiadores del boxeo han pasado por alto la posibilidad de que el “mastodonte” Joaquín Rocha tenga dos récords a nivel amateur: estar en una justa veraniega con sólo 20 meses en este deporte, y ganar bronce (última medalla de México en 1968) con apenas 11 peleas de experiencia.

Rocha Herrera, quien nació el 16 de agosto de 1944, fue tremendo atleta desde niño, practicó varios deportes y pese a ser hijo de Florencio “Yaqui” Rocha, famoso luchador en la década de los 40 y 50, jamás le gustó el pancracio.

Joaquín jugó voleibol en la primaria. Cuando pasó a la secundaria se dedicó al atletismo (800 y mil 500 metros) y en la preparatoria ganó la primera especialidad en el tradicional torneo atlético Wilfrido Massieu. Luego le dio por el frontón a mano, fue considerado el mejor zaguero del país y en 1962 lo convocaron para el Mundial de Pelota Vasca, pero no pudo ir.

Después jugó en el béisbol y debutó en el último partido de la campaña 64-65 ante los legendarios “Charros” de Jalisco. La pelota caliente no era para él y encontró en los cuadriláteros su nueva vida deportiva.

Tras pelear en diferentes lados, en febrero de 1967 llegó al Centro Deportivo Olímpico Mexicano y el entrenador nacional polaco Enrique Nowara le dio la oportunidad al ver su corpulencia física: 1.95 de estatura, 85 kilos y 23 años. Urgía afinarle la técnica a Rocha, por lo que tuvo poco fogueo arriba del ring.

En 1968 peleó en Texas, California y en la Ciudad de México, quedó listo para los Juegos Olímpicos con marca de 11 peleas, 10 triunfos y un revés. Rocha sólo tenía que ganar dos peleas para asegurar el bronce, y lo consiguió al vencer a Adonis Ray de Ghana (4-1) y (3-2) a Rudolfus Lubbers de Holanda. Fuente: Historias Olímpicas.

2018-06-07T18:15:32+00:00 mayo 24, 2018|